Nasofaringitis

La patología de la nasofaringe en gatos es relativamente frecuente y puede manifestarse a cualquier edad, aunque su diagnóstico es más frecuente en gatos jóvenes o jóvenes adultos.

La etiología de la inflamación de la nasofaringe es variada y como endoscopistas hemos observado infección, patología nasal crónica que afecta a la nasofaringe (rinitis), traumatismo, cuerpo extraño y alteraciones en la vía respiratoria como estenosis, pólipo, etc.

En nuestra casuística la mayoría de las nasofaringitis observadas tiene una base alérgica o vírica, aunque en el gato, la neoplasia de la nasofaringe también es relativamente frecuente y las lesiones que se detectan por rinoscopia caudal son normalmente, comunes a ambas patologías. Por ello la toma de biopsia endoscópica se hace necesaria si la sintomatología es crónica.

En este caso en particular se remitió a nuestro centro una gata europea adulta joven con un cuadro de ptialismo intenso, disfagia y estertores de vías respiratorias altas. Además, la gata presentó un cuadro de vómito agudo e inapetencia por lo que se sospechaba incluso de la existencia de un cuerpo extraño gástrico. Estos síntomas combinados de sistema digestivo y respiratorio pueden provocar confusión sobre el origen de la patología, por lo que tras radiografía y ecografía de abdomen sin resultados concluyentes programamos una endoscopia digestiva junto con un examen de la nasofaringe.

En la rinoscopia caudal se observó una mucosa nasofaríngea eritematosa, con abundantes elevaciones de tamaño variable (1-3mm) dispersas a lo largo de toda la cavidad. En algunas áreas se observaba un color rojizo más intenso, compatible con irritación/erosión de la mucosa.

En la gastroduodenoscopia se detectó como único hallazgo un reflujo duodeno-gástrico, con alto contenido en bilis de color verde oscuro. Aunque este es un signo endoscópico observado en obstrucción intestinal o íleo paralítico, no se observaron otras alteraciones compatibles con obstrucción intestinal y el duodeno explorado no presentaba ningún contenido o huella de paso de cuerpo extraño. La biopsia endoscópica en casos agudos o per agudos puede resultar poco concluyente, reservándose normalmente para la patología crónica. Las elevaciones de la mucosa nasofaríngea en estos casos agudos pueden observarse por reacción linfoide intensa por estímulo antigénico prolongado, pues en la pared de la nasofaringe hay gran cantidad de folículos linfoides (semejantes a los de las tonsilas).

Tras la exploración endoscópica se realizó un diagnóstico de nasofaringitis aguda. La nasofaringitis aguda puede provocar en el gato ptialismo intenso, estertor por edema/inflamación de la cavidad nasofaríngea e inapetencia. La dificultad durante la respiración a su vez se relaciona con disfagia y síntomas digestivos como vómito y regurgitación, pues una afección grave con algún grado de obstrucción de la nasofaringe provoca cambios en la dinámica de la deglución que afectan al esófago y estómago.

En la anamnesis la tutora de la gata comentó a posteriori que dos gatos con los que convivía el animal afectado habían tenido cuadro de tos y ruidos respiratorios pasajeros, por lo que la primera sospecha diagnóstica fue de una infección aguda por calicivirus/herpesvirus.

Las infecciones víricas agudas de las vías respiratorias superiores pueden afectar a la nasofaringe, aunque es habitual observar inflamación o incluso edema laríngeo y traqueal concomitante. Estas alteraciones provocan disfagia, afonía, vómito por estímulo faríngeo, náusea e inapetencia, siendo en ocasiones necesaria la hospitalización de los animales afectados y alimentación por sonda esofágica.

El tratamiento de las infecciones víricas de vías respiratorias incluye el uso de antinflamatorios (en este caso una dosis inicial de corticoide como dexametasona puede ser una buena opción), antibiótico, antiemético y dieta controlada incluso mediante sonda de alimentación.

Nasofaringitis aguda
.

Vista endoscópica de la nasofaringe en la que se observa una mucosa irregular por la presencia de elevaciones sobre toda la circunferencia de la cavidad compatibles con inflamación severa.

Nasofaringitis aguda en gato
.

Examen endoscópico complementario del duodeno ante la sospecha de posible cuerpo extraño gastro-intestinal. No se observaron alteraciones significativas en el tubo digestivo.