Vacunación antirrábica

Vacunación antirrábica

Os recordamos la normativa actual acerca de la vacunación antirrábica en la Comunidad Valenciana:

Desde el año 2016, la validez de la vacuna antirrábica puede ser de 1, 2 ó 3 años, dependiendo del tipo de vacuna que administre el veterinario.

En nuestro centro veterinario administramos una vacuna del laboratorio MSD, de alta calidad y que tiene una validez de 3 años.

No obstante, es importante saber que cuando un perro se vacuna por primera vez de rabia, la siguiente vacuna debe ser justo al año de la vacunación RESPETANDO LA FECHA INDICADA EN EL PASAPORTE, para que posteriormente pueda darse a la vacuna una validez de tres años. Si esto no se cumple, nos vemos obligados a volver a vacunar de rabia de nuevo justo al año de la vacunación.

De la misma forma, si un perro o gato viene a su revacunación a los tres años y se le ha pasado la fecha, estamos obligados a revacunarlo otra vez al año.

Por eso es MUY IMPORTANTE respetar las fechas de revacunación indicadas en el pasaporte.

Recordad que la vacunación de RABIA es obligatoria para los gatos, siguiendo esta misma normativa.

Os dejamos un enlace con toda la información de las vacunas para la rabia que utilizamos en nuestro centro:

Vacunas NOBIVAC

Vacunación del gato

Vacunación del gato adulto

¿Cuándo vacuno a mi gato?
Los gatos reciben sus primeras vacunas a partir de las 8 semanas de edad. Estas vacunas se deben revacunar una vez al año. Los veterinarios tenemos la suerte de disponer de vacunas que se administran en una única inyección, lo que facilita el manejo del gato.

¿Qué vacunas le pongo a mi gato, si mi gato no sale de casa?
Aunque el gato no salga de casa, puede estar expuesto a las enfermedades víricas, pues nosotros podemos introducir en casa por medio de nuestro calzado estos virus. Además, es frecuente que en nuestra vecindad también haya algún gato. Por esto es recomendable vacunar y desparasitar a nuestro gato adulto, por lo menos una vez al año.

Mi gato se porta muy mal y me da miedo llevarlo al veterinario.
Los veterinarios de la clínica veterinaria Ayora estamos acostumbrados a tratar con gatos que se ponen nerviosos en la consulta. Además, nos encantan los gatos. Es cuestión de un poco de sentido común y de paciencia. En los casos muy complicados, le prestamos al propietario una jaula de inmovilización para que el gato ya llegue a la clínica en esta jaula y se pueda vacunar con seguridad para todos.

Perro: Vacunas y pasaporte

Vacunas, identificación y pasaporte del perro adulto:
La ley de protección animal obliga a tener a nuestros perros correctamente identificados. La identificación se hace mediante la inyección de un microchip en la parte izquierda del cuello. Es un procedimiento veterinario rápido y poco doloroso para el animal. No necesita anestesia ni ningún tipo de intervención quirúrgica.
La edad ideal para “microchipar” a nuestro perro es cuando termina la pauta de vacunación de cachorro. El microchip es para toda la vida y sirve para localizar a nuestro perro en caso de pérdida. Si nuestro perro se pierde, hay que llamar a un número de teléfono indicado en la parte trasera de la tarjeta del microchip, para dar el aviso de su pérdida. En la Comunidad Valenciana el órgano gestor de la identificación animal se llama RIVIA (Registro Informático Valenciano de Identificacion Animal), y su número de teléfono es el 902 15 16 40.

Las vacunas recomendadas en el perro adulto, son las revacunaciones anuales de moquillo, parvovirus, hepatitis y leptospirosis. La vacuna de la rabia es obligatoria cada dos años en la Comunidad Valenciana, pero la recomendación del laboratorio fabricante es la revacunación anual.

Vacuna de la leishmaniosis. Mitos y leyendas.
Aunque la vacuna de la leishmaniosis es una vacuna de reciente aparición, su eficacia ha sido muy comentada en diferentes foros. En la clínica veterinaria Ayora pensamos que no hay armas suficientes para combatir la leishmaniosis. ¿Por qué no usar todos los mecanismos de protección que tenemos a nuestro alcance? Como veterinarios pensamos que es necesario vacunar a los perros de leishmaniosis a partir de los 6 meses de edad. Además, es importante usar otros métodos de protección como las pipetas y collares registrados para su uso como preventivos de la picadura del mosquito phlebotomo, transmisor de la leishmaniosis.