campaña de esterilización

Campaña de esterilización

Campaña de esterilización 2017/2018

Durante este mes de Noviembre hemos comenzado la campaña de esterilización en nuestra clínica. Esta campaña estará vigente durante los meses de noviembre y diciembre de 2017 y enero y febrero de 2018. Durante este periodo de tiempo tendréis descuentos en todas las intervenciones de esterilización, tanto para perros como para gatos, ya sean hembras o machos.

Como ya sabréis, en la Clínica veterinaria Ayora, este tipo de intervenciones se realiza mediante cirugía laparoscópica, lo cual aporta una serie de ventajas muy importantes para la salud del animal.

Aprovecharemos este artículo para recordaros la importancia y las ventajas de esterilizar a tu mascota y los beneficios adicionales que te reportará el hecho de hacerlo mediante cirugía laparoscópica.

Estas son algunas de las razones para esterilizar a nuestras mascotas:

  • Las perras y gatas que no han sido esterilizadas tienden a desarrollar tumores en las mamas cuando son adultas.
  • Las perras y gatas no castradas tienen más posibilidades de desarrollar una infección de matriz.
  • Si esterilizas a tu perra antes de que tenga el primer celo, vivirá una media de 5 años más que una perra no castrada.
  • Evitar el comportamiento sexual de marcaje de territorio en los gatos machos.
  • Los gatos castrados son menos agresivos.
  • Evita el celo y los maullidos en las gatas.

Ventajas de la cirugía laparoscópica frente a la cirugía tradicional:

  • Los animales esterilizados mediante cirugía laparoscópica presentan una excelente y rápida recuperación.
  • Las complicaciones durante y después de la operación son mucho menores que en la cirugía tradicional, ya que únicamente se abren 2 orificios de unos pocos milímetros para operar.
  • Reduce el dolor del animal.
  • No es necesario quitar los puntos ni llevar collar isabelino después de la operación.
  • En unas horas el animal vuelve a estar en casa.

Si estás pensando en esterilizar a tu mascota, éste es un buen momento. Llámanos o pásate por nuestra clínica y te informaremos.

Castración en los gatos

Esterilización en los gatos

¿Por qué castrar a mi gato macho?
El motivo fundamental es evitar el comportamiento sexual de marcaje de territorio. Los gatos machos marcan su territorio con pequeñas cantidades de orina que expulsan a modo de spray sobre las paredes. Además esta orina tiene un olor muy fuerte que impregna toda la casa. Este inconveniente se soluciona castrando a nuestro gato cuando es joven. Los gatos castrados son más manejables y no se comportan de manera agresiva con otros gatos de la casa o con los propietarios.

¿Cuándo castro a mi gato?
El momento ideal para castrar al gato macho es después de las vacuna de cachorro, aproximadamente a los 7 meses de edad. Es importante que se desarrolle su aparato urinario y genital, para evitar problemas futuros como obstrucción de las vías urinarias bajas.

¿Es una cirugía muy complicada?
No. Es una cirugía sencilla y rutinaria, que se hace en unos minutos. Es muy segura y tiene un porcentaje de complicaciones muy bajo. El animal no necesita collar isabelino y la recuperación es muy rápida.

¿Después de castrado, tengo que darle un alimento especial?
Los veterinarios recomendamos pienso para gatos castrados después de la cirugía. Los gatos castrados tienen cierta tendencia a engordar, y con una dieta adecuada y manteniendo el mismo ritmo de actividad, se evita el engorde del gato.

¿Cuáles son los beneficios de castrar a mi gata?
Las gatas se castran para evitar el celo de la gata y sus maullidos. Pero aparte de esta causa importante, con la castración evitamos problemas futuros como aparición de tumores mamarios e infecciones de matriz. En la clínica veterinaria Ayora utilizamos técnicas de castración de mínima invasión que reducen el tiempo de recuperación del animal, las complicaciones y el dolor.

Esterilización de las perras

Esterilización de las perras

Castración / Esterilización de las perras

¿Por qué es recomendable castrar a mi perra?
Como veterinarios, entendemos que algunos propietarios de perras no vean el beneficio inmediato de la castración de su animal. Aún así, en nuestra clínica se recomienda la esterilización de las perras con toda rotundidad. Por desgracia, son muchas las ocasiones en las que oímos lamentaciones del tipo “si la hubiera castrado de jovencita…”. El 25% de las perras no castradas desarrollan tumores mamarios en su edad adulta, así como piometra o infección de matriz. Además, una perra castrada antes del primer celo vive una media de 5 años más que una perra no castrada. Pensamos que estos motivos son suficientes para tomar la decisión correcta. Sin duda alguna, la castración.

¿Por cirugía tradicional o por cirugía laparoscópica?
En nuestra clínica llevamos más de 10 años utilizando las técnicas de mínima invasión como la laparoscopia. Todavía nos sorpendemos al comprobar la excelente recuperación de las perras operadas con esta técnica. La laparoscopia se realiza, dependiendo del tamaño del animal, con dos únicos orificios de 5mm. En las perras pequeñas, utilizamos instrumental pediátrico de sólo 3mm de diámetro. Esto hace que las complicaciones intraoperatorias y postoperatorias sean mucho menores. El mínimo dolor producido es controlado con medicamentos analgésicos que lo reducen hasta casi su completa desaparición. No es necesario quitar puntos, y las perras no tienen que llevar el collar isabelino.

Me han comentado que no la castran por laparoscopia, pero que hacen una incisión muy pequeña y que es casi lo mismo.
Hoy en día existen técnicas de cirugía abierta con pequeñas incisiones por donde se exteriorizan los ovarios y se extirpan. Son muchas las diferencias entre estas técnicas y la laparoscopia, pero la diferencia fundamental es que la laparoscopia permite una visualización y un acceso inmejorable de los órganos operados. Esto se traduce en seguridad y disminución de complicaciones intraoperatorias como las hemorragias o excesivo manejo de las vísceras. No lo dude: laparoscopia.

¿Le quitan los ovarios o le quitan la matriz y los ovarios?
En el año 1997, un equipo de veterinarios holandeses publicó un estudio en el que se demostraba que las perras esterilizadas a las que sólo se les había extirpado los ovarios, no tenían ningún problema de matriz como infección o piometra. Esto es porque, obligatoriamente, para que aparezca una piometra, es totalmente necesario que las hormonas ováricas engrosen la matriz y la “preparen” para que las bacterias se desarrollen en su interior y produzcan infección. A este estudio se sumaron otros muchos que confirman esta afirmación. Quitar sólo los ovarios reduce el tiempo de intervención quirúrgica y disminuye las complicaciones intraoperatorias y postoperatorias. Por esto, los veterinarios europeos, incluídos la mayoría de los veterinarios españoles, recomendamos con firmeza la extirpación únicamente de los ovarios, u ovariectomía.

A mi vecino le castraron la perra y todavía sale a celo
Cuando se realiza la ovariectomía, es imprescindible que la totalidad del ovario sea extirpado. Hay situaciones quirúrgicas difíciles, en las que el acceso al ovario por cirugía abierta se hace complicado. Esto no ocurre por cirugía laparoscópica, pues el acceso es mucho mejor que por cirugía abierta. Las perras castradas que manifiestan síntomas de celo, tienen un resto de ovario porque éste no se extirpó completamente, y provoca lo que denominamos síndrome del ovario remanente. Estas perras deben ser reoperadas para la extirpación completa del ovario, pues pueden desarrollar una piometra (incluso aunque la matriz haya sido extirpada: piometra de muñón). La laparoscopia es el mejor método descrito para reoperar a las perras con el síndrome del ovario remanente.