Masas cutáneas

mastocitoma

Importancia de las masas cutáneas observadas en los pequeños animales

Es habitual en nuestras consultas que el propietario nos haga referencia a un pequeño bulto, que ha aparecido desde hace semanas o meses, que aparentemente no crecía, pero que sin embargo en los últimos días parece que se ha hecho más grande (Imagen 1).

Masas cutáneas en pequeños animales

Imagen 1. Bulto o nódulo cutáneo que ha crecido las últimas semanas sobre el dorso de un Bulldog Inglés.

Es importante conocer que estos bultos o masas cutáneas pueden tener un carácter benigno o maligno, tratándose desde una pequeña verruga, hasta una neoplasia maligna.

Por esto es necesario, por muy insignificante que parezca la lesión, informar al veterinario de la presencia de estas masas, pues “esperar a ver qué pasa” no es una buena práctica, siendo conveniente identificar lo antes posible el tipo de masa de la que se trata, para poner el tratamiento adecuado, lo antes posible.

Este tipo de lesiones pueden presentarse de manera muy diferente en nuestras mascotas. Desde una protuberancia con forma de verruga (bastante frecuentes en animales de edad media avanzada) hasta una pequeña elevación que casi no llama la atención, pero que puede presentar malignidad.

La mayoría de los veterinarios disponemos en nuestras clínicas de un microscopio (Imagen 2), herramienta necesaria para tener una primera aproximación sobre la importancia de la lesión, por lo que es conveniente, en el caso de que se haya detectado algo anormal sobre la piel del animal, se comunique al veterinario.

Microscopio veterinario

Imagen 2. Microscopio. Herramienta indispensable para un primer abordaje de la masa observada.

Con una pequeña aguja conseguimos aspirar parte de las células que componen la lesión. Es una prueba muy sencilla y económica que no supone mucho tiempo ni la anestesia del animal. La muestra extraída es teñida y observada mediante el microscopio (Imagen 3).

mastocitoma

Imagen 3. Imagen de la citología resultante tras el aspirado de la lesión y tinción, resultando en este caso ser una neoplasia maligna llamada mastocitoma.

En el caso de observarse alteraciones que puedan ser graves, lo normal es comenzar con un protocolo para la extirpación de la lesión, que incluye una analítica pre-anestésica y la programación de la cirugía.

Tras la extirpación de la masa o lesión, ésta se envía a un laboratorio para que nos den un diagnóstico definitivo, por si tenemos que incluir tratamientos adicionales.

En definitiva, si observas que tu perro o gato presenta un bulto sobre la piel o en otra zona de su cuerpo, no esperes a ver qué pasa, visita a tu veterinario cuanto antes. En la Clínica veterinaria Ayora disponemos de las herramientas necesarias para una atención temprana de estos problemas y estamos a tu disposición para resolverlos cuanto antes.