Vacunación del gato

Vacunación del gato adulto

¿Cuándo vacuno a mi gato?
Los gatos reciben sus primeras vacunas a partir de las 8 semanas de edad. Estas vacunas se deben revacunar una vez al año. Los veterinarios tenemos la suerte de disponer de vacunas que se administran en una única inyección, lo que facilita el manejo del gato.

¿Qué vacunas le pongo a mi gato, si mi gato no sale de casa?
Aunque el gato no salga de casa, puede estar expuesto a las enfermedades víricas, pues nosotros podemos introducir en casa por medio de nuestro calzado estos virus. Además, es frecuente que en nuestra vecindad también haya algún gato. Por esto es recomendable vacunar y desparasitar a nuestro gato adulto, por lo menos una vez al año.

Mi gato se porta muy mal y me da miedo llevarlo al veterinario.
Los veterinarios de la clínica veterinaria Ayora estamos acostumbrados a tratar con gatos que se ponen nerviosos en la consulta. Además, nos encantan los gatos. Es cuestión de un poco de sentido común y de paciencia. En los casos muy complicados, le prestamos al propietario una jaula de inmovilización para que el gato ya llegue a la clínica en esta jaula y se pueda vacunar con seguridad para todos.

Alimentación del gato adulto

Alimentación del gato adulto

¿Cuál es el mejor alimento para mi gato?
Depende de varios factores: pelo largo/pelo corto, castrado/no castrado, edad, enfermedades crónicas… La variedad de alimentos para gatos hoy en día es espectacular. Déjese recomendar por un veterinario para darle a su gato el alimento más adecuado. Los piensos de buena calidad mantienen a nuestro gato en perfecto estado de salud, con un pelo sano y brillante. Además reducen las posibilidades de aparición de algunas enfermedades como cristales en la orina, aparición de bolas de pelo…

Mi gato está enfermo, y el veterinario me ha recomendado una dieta especial.
No lo dude. Dele a su gato la dieta recomendada. Es cierto que son alimentos que pueden resultar caros. Pero por un lado, las raciones diarias de estos alimentos de excelente calidad son muy pequeñas en el caso de los gatos, y además el ahorro en gastos veterinarios puede ser muy considerable cuando nuestro animal se alimenta correctamente.