Cómo educar a un gato

Educación del gato

¿Se puede educar a un gato? Yo creía que los gatos hacían lo que querían
Los gatos se pueden educar. Desde gatitos hay que acostumbralos a que se porten bien en casa. Por ejemplo, si no queremos que suban a las mesas, en las encimeras de la cocina, etc, no hay más que hacer un ruido y decírselo. Los gatos entienden perfectamente lo que les queremos comunicar.

¿Cómo enseño a mi gato a hacer sus caquitas en la bandeja?
Los gatos son muy aseados. Tienen un instinto de limpieza muy desarrollado y enseguida buscan su bandeja para hacer sus necesidades. Después tapan con la arena sus cositas, para que nadie las pueda ver. Es importante limpiar la bandeja del gato de sus deposiciones y manternerla razonablemente limpia. Si no somos constantes, puede buscar otro sitio para hacer sus necesidades en otro punto de la casa.

Mi gato tiene problemas de conducta en casa
En estos casos el veterinario tiene que recomendar cuál es la mejor manera de solucionar el problema. Nuestra clínica veterinaria cuenta con un servicio de etología externo y nuestros veterinarios ponen todo el interés en resolver la situación. Lo importante es diagnosticar lo antes posible la alteración de la conducta para que pueda solucionarse lo más pronto posible.

Enfermedades asociadas a las razas de los gatos

Razas y enfermedades

Algunas razas de gatos pueden padecer enfermedades propias de la raza.

Los gatos persas pueden padecer una enfermedad congénita que afecta al riñón, llamada riñón poliquístico, que puede ser fatal en fases avanzadas.
Cuando se adquiere un gato persa, en la clínica veterinaria Ayora recomendamos realizar una ecografía para el examen de los riñones.

Los gatos bengalíes pueden padecer enfermedades intestinales. Si es propietario de un gato bengalí, puede consultarnos sobre este tipo de patologías.

Castración en los gatos

Esterilización en los gatos

¿Por qué castrar a mi gato macho?
El motivo fundamental es evitar el comportamiento sexual de marcaje de territorio. Los gatos machos marcan su territorio con pequeñas cantidades de orina que expulsan a modo de spray sobre las paredes. Además esta orina tiene un olor muy fuerte que impregna toda la casa. Este inconveniente se soluciona castrando a nuestro gato cuando es joven. Los gatos castrados son más manejables y no se comportan de manera agresiva con otros gatos de la casa o con los propietarios.

¿Cuándo castro a mi gato?
El momento ideal para castrar al gato macho es después de las vacuna de cachorro, aproximadamente a los 7 meses de edad. Es importante que se desarrolle su aparato urinario y genital, para evitar problemas futuros como obstrucción de las vías urinarias bajas.

¿Es una cirugía muy complicada?
No. Es una cirugía sencilla y rutinaria, que se hace en unos minutos. Es muy segura y tiene un porcentaje de complicaciones muy bajo. El animal no necesita collar isabelino y la recuperación es muy rápida.

¿Después de castrado, tengo que darle un alimento especial?
Los veterinarios recomendamos pienso para gatos castrados después de la cirugía. Los gatos castrados tienen cierta tendencia a engordar, y con una dieta adecuada y manteniendo el mismo ritmo de actividad, se evita el engorde del gato.

¿Cuáles son los beneficios de castrar a mi gata?
Las gatas se castran para evitar el celo de la gata y sus maullidos. Pero aparte de esta causa importante, con la castración evitamos problemas futuros como aparición de tumores mamarios e infecciones de matriz. En la clínica veterinaria Ayora utilizamos técnicas de castración de mínima invasión que reducen el tiempo de recuperación del animal, las complicaciones y el dolor.