Verminosis pulmonar

Verminosis pulmonar

Verminosis pulmonar en gatitos

La verminosis pulmonar es una enfermedad que consiste en la presencia de parásitos en el interior de los bronquios de los gatos.

Este gusano es un habitante habitual del pulmón en gatitos procedentes de colonias, recogidos de la calle o de una protectora.

El caso que os presentamos se diagnosticó durante la realización de una broncoscopia de un gato afectado en nuestro centro veterinario.

También os dejamos este video en el que hablamos sobre este parásito tan frecuente en gatitos provenientes de protectoras y colonias: los gusanos que viven en el interior de los pulmones.

 

Sobrepeso en perros

Sobrepeso en perros y gatos

Obesidad: un problema frecuente en nuestras mascotas

Por desgracia, la obesidad o sobrepeso en perros y gatos es un problema muy frecuente entre nuestras mascotas. ¿Por qué? Porque como propietarios de animales no somos conscientes de que su alimento, el pienso, es una comida altamente nutritiva, que debe ser perfectamente medida y seleccionada conforme a las características de nuestros compañeros.

Es importante saber que el animal tiene distintas necesidades nutricionales que dependen de su especie, edad, hábitat, actividad, carácter y estado de salud. Por ejemplo, un cachorro tiene necesidades nutricionales de mantenimiento y de crecimiento, es decir, necesita un pienso especial de cachorros con un aporte de nutrientes y energía que garantice un correcto crecimiento. Por el contrario, un perro en edad avanzada necesita otro aporte de nutrientes diferente, pues son animales en general con una actividad menor, y con menos requerimientos energéticos. Del mismo modo, no consume la misma energía un perro joven y activo, que un perro de mediana edad y pasivo.

Estos conceptos son fundamentales para tener una idea general de cómo y con qué tenemos que alimentar a nuestra mascota. Entonces, ¿por qué hay tantas mascotas obesas? La respuesta es clara: por un lado, estamos ofreciéndoles un exceso de cantidad y, por otro lado, les ofrecemos dietas no adecuadas para su nivel de actividad. Las consecuencias de engordar a nuestro perro o gato son fatales. Al igual que para nosotros mismos como especie humana, la obesidad favorece la aparición de enfermedades como diabetes, hígado graso, problemas articulares… y un largo etcétera. Es muy frustrante cuando se presentan en la consulta animales con sobrepeso crónico en los que ya poco podemos hacer para mejorar su estado general. Esto nos indica que la mejor curación en este caso es la prevención de la obesidad.

Cómo evitar el sobrepeso en perros y gatos

De qué forma puedo evitar el sobrepeso en mi animal de compañía:

  1. Ofreciendo el tipo y cantidad de alimento ideal. Para ello nada mejor que seguir nuestras recomendaciones veterinarias
  2. Ofrecer piensos de calidad alta
  3. Aumentar los paseos y el ejercicio
  4. Prohibida la comida casera: pan, jamón york, salchicha, queso…etc, este es uno de los grandes males para nuestras mascotas hoy en día. Hay que tener en cuenta que lo que para nosotros es un trozo de pan, para ellos es una barra…y miles de ejemplos como éste

En definitiva, tengamos sentido común y mejoremos la salud de nuestras mascotas alimentándoles como se merecen, evitando así males mayores. Lejos de beneficiarles con una picadita de esto o de lo otro o con “un cacito más de pienso porque hoy parece que tiene mucha hambre”, estamos perjudicando seriamente su salud. Seamos inteligentes, no caigamos en la tentación pensando que les hacemos un favor.

Un perro o gato bien alimentado vivirá mucho más tiempo y con una mejor calidad de vida.

mastocitoma

Masas cutáneas

Importancia de las masas cutáneas observadas en los pequeños animales

Es habitual en nuestras consultas que el propietario nos haga referencia a un pequeño bulto, que ha aparecido desde hace semanas o meses, que aparentemente no crecía, pero que sin embargo en los últimos días parece que se ha hecho más grande (Imagen 1).

Masas cutáneas en pequeños animales

Imagen 1. Bulto o nódulo cutáneo que ha crecido las últimas semanas sobre el dorso de un Bulldog Inglés.

Es importante conocer que estos bultos o masas cutáneas pueden tener un carácter benigno o maligno, tratándose desde una pequeña verruga, hasta una neoplasia maligna.

Por esto es necesario, por muy insignificante que parezca la lesión, informar al veterinario de la presencia de estas masas, pues “esperar a ver qué pasa” no es una buena práctica, siendo conveniente identificar lo antes posible el tipo de masa de la que se trata, para poner el tratamiento adecuado, lo antes posible.

Este tipo de lesiones pueden presentarse de manera muy diferente en nuestras mascotas. Desde una protuberancia con forma de verruga (bastante frecuentes en animales de edad media avanzada) hasta una pequeña elevación que casi no llama la atención, pero que puede presentar malignidad.

La mayoría de los veterinarios disponemos en nuestras clínicas de un microscopio (Imagen 2), herramienta necesaria para tener una primera aproximación sobre la importancia de la lesión, por lo que es conveniente, en el caso de que se haya detectado algo anormal sobre la piel del animal, se comunique al veterinario.

Microscopio veterinario

Imagen 2. Microscopio. Herramienta indispensable para un primer abordaje de la masa observada.

Con una pequeña aguja conseguimos aspirar parte de las células que componen la lesión. Es una prueba muy sencilla y económica que no supone mucho tiempo ni la anestesia del animal. La muestra extraída es teñida y observada mediante el microscopio (Imagen 3).

mastocitoma

Imagen 3. Imagen de la citología resultante tras el aspirado de la lesión y tinción, resultando en este caso ser una neoplasia maligna llamada mastocitoma.

En el caso de observarse alteraciones que puedan ser graves, lo normal es comenzar con un protocolo para la extirpación de la lesión, que incluye una analítica pre-anestésica y la programación de la cirugía.

Tras la extirpación de la masa o lesión, ésta se envía a un laboratorio para que nos den un diagnóstico definitivo, por si tenemos que incluir tratamientos adicionales.

En definitiva, si observas que tu perro o gato presenta un bulto sobre la piel o en otra zona de su cuerpo, no esperes a ver qué pasa, visita a tu veterinario cuanto antes. En la Clínica veterinaria Ayora disponemos de las herramientas necesarias para una atención temprana de estos problemas y estamos a tu disposición para resolverlos cuanto antes.